Ir al contenido principal

Volviendo a las fuentes: Informática como Materia

Volver a las fuentes, parece ser algo que uno hace cuando siente que tiene que avanzar y para que ésta decisión pueda dar sus frutos, uno vuelve a  reflexionar sobre el camino andado. Recupero una mirada muy personal y subjetiva que pretende ser un análisis histórico de mi recorrido docente.

Vuelvo a los comienzos de mi blog, allá por junio de 2007, a aquella primera publicación (Somos Bloggers) preparada para mis alumnos de nivel terciario, a los cuales, en la materia Informática Aplicada, les comenzaba a hablar de blogs, publicaciones online y sobre los beneficios que estas herramientas y medios podrían traerles a nivel profesional (era una carrera de técnico en aduanas y comercio exterior), cada alumno desarrollaba un blog, hasta rúbica de evaluación les presentaba. 6 años casi desde aquel comienzo, escribo poco, los que me conocen saben...

fuente: http://portal.educ.ar/debates/protagonistas/Picture4.jpg 
Voy más atrás y vuelvo a mis comienzos como profesora de informática, allá por 1997, muy jovencita aún, y sí, los años pasan para todos... En un colegio primario estatal. Las computadoras las entregaba el gobierno provincial (Buenos Aires), no recuerdo cómo se llamaba el programa. 

Con mi formación en Ciencias de la Computación, entusiasmada por mi primera experiencia en las aulas, quería transmitir a los chicos esa pasión que sentía y aún sigo sintiendo, por la Informática como ciencia. No tenía otros referentes más allá de mis (enciclopedistas) profesores de la universidad, no  tenía profesores modelo del secundario a los cuales pretender imitar, en mi época no se enseñaba con computadoras, aunque por curiosidad, quise aprender a programar a los 7 años, de ahí mi vocación para toda la vida. No contaba con un diseño curricular, porque no existía la materia oficial.

No tuve mejor idea que comenzar a enseñar historia de la informática, desde sus comienzos, desde la era de los dinosaurios que ocupaban toda una habitación, a mí me fascinaba, a los chicos los aburría. Mientras ellos sacaban las bolitas de los mouses (alguno entenderá de que estoy hablando) pensaba qué les gustaría aprender a mis alumnitos, dado que en mi formación sólo había aprendido a programar, me propuse enseñarles a codificar, apasionada yo, nuevamente aburridos ellos. Claro, antes era diferente, recién comenzábamos a trabajar con Windows 3.1, lo visual era escaso. 

Espero haber dejado en esos niños, algo de lo que ahora está muy en el tapete, porque en esos primeros intentos de enseñar a programar en la escuela primaria, pudieron potenciar su creatividad aprendiendo a resolver problemas que ellos mismos codificaban, probaban, mejoraban y adaptaban. No usaban algo enlatado, productos finalizados y programados por otros sino que ellos mismos los producían y luego podían reflexionar sobre las herramientas digitales con mayor conocimiento de aquello que está detrás, sobre cómo está pensado y programado. Algo habrán aprendido, espero. 

En aquellos días la directora me llamó y me dijo, -Nancy, enseñales algo que les sirva. Y ahí vino el paquete de ofimática y la enseñanza con los programas clásicos de procesador de textos y planillas de cálculo, ¿recuerdan cuáles eran en aquella época? sólo por el hecho de que no había otra propuesta en educación ¿qué más podría haberles enseñado? 

Enseñar a programar quedó oculto, a mediados de los 90 casi era una mala palabra, los chicos se aburrían y no aprendían nada, así lo afirmaban los pedagogos de siempre que ahora salen a hablar maravillas de la programación y sus virtudes. Seguimos enseñando en los años sucesivos, con los programas ofimáticos y algunos editores gráficos. No existía la materia en el diseño curricular y la cooperadora era quien pagaba mi sueldo, a duras penas. En cuanto a sistemas operativos, a Linux, lo conocía de la universidad, mejor dicho, había comenzado con Unix. Pero en ese entonces, sin modo gráfico, menos que menos podría introducirse en las escuelas este sistema libre y fue así que perdió la batalla a manos de Microsoft. Hasta ahora, que vestido de Huayra, está comenzando a ganar camino. 

Luego vino la Informática Educativa y los profes de informática, corríamos en el recreo a los docentes de grado para poder trabajar en equipo y no enseñar nuestros contenidos (ofimática) vacíos, sino que pudieran estar integrados al contenido de otras áreas del currículum. Algunos docentes se interesaban y colaboraban, la mayoría no lo veía como algo beneficioso sino como más bien una carga a su trabajo que aportaba poco. 

Muchos profes de informática fuimos conscientes de la necesidad de la enseñanza de la informática como ciencia, pero no renegamos adaptarnos al trabajo colaborativo con otros docentes, un comienzo de lo que sería luego una pareja pedagógica, pero difícil de aplicar en la realidad escolar. Internet y su uso popular aún estaba en pañales a finales de la década del 90. Ya proliferaban los softwares educativos tipo Pipo y parecían ser la salvación para integrar la informática al contenido de otras materias, aunque era el profe de informática el encargado de seleccionarlos, proponer su uso, instalarlos, organizar el laboratorio, ver que todo funcione, ofrecer sus horas para que los chicos trabajen y dejar sus propios contenidos de lado a favor de estas ideas "innovadoras", ésto en primaria porque en secundaria seguía el modelo ofimático, con algunos proyectos integradores con el área de materias de administración de empresas o diseño. Programas como el Photoshop o Corel Draw para diseño eran indispensables y se fueron incorporando PowerPoint y FrontPage ¡qué antigüedad! 

Para principios de la década del 2000 comenzamos a escuchar de las TIC, aquellas Tecnologías que vendrían a salvar a la educación, pero que de las cuales seguimos esperando resultados. Informática pasó de moda, las TIC vinieron a reemplazarla. Surgieron muchas propuestas de incorporación en las aulas pero los docentes no estaban capacitados para afrontar esta decisión y luego cada uno hizo lo que pudo. Algunos con éxito, pocos muy pocos para que pueda decirse que las TIC estaban invadiendo las aulas y que modificaban el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Para el 2006/2008 la Web 2.0 me sacude y me moviliza, todo un mundo de herramientas y espacios de comunicación e interacción se abren ante mi curiosidad innata. Como profes de informática, siempre tan cercanos a los cambios, no podíamos estar ajenos. Confieso que en esa época me enamoré de las TIC, fue tal el bombardeo de papers y publicaciones que casi no quedaba otra salida que subirse a la movida. Pero a pesar de estos avances, todavía los profesores de informática somos quienes explicamos el paso a paso del uso de las herramientas, introducimos conceptos tales como seguridad, identidad digital, cultura libre, etc. y pretendemos formar a los alumnos para que sean autónomos a la hora de elegir la aplicación adecuada según el contexto. A veces, cuando se puede, hasta enseñamos a programar.  Ya sé, no muchos, no todos. Pero gracias a estos espacios de aprendizaje es que el profesor de otras materias puede intentar incluir las TIC, sin hacerse cargo de la enseñanza de todo lo anteriormente anunciado. ¿Acaso el tiempo le alcanza para todo?

Hoy, aún 8 años después de la revolución 2.0, pocos son los docentes que por iniciativa propia llegan al laboratorio de informática o utilizan dispositivos digitales (notebooks, celulares, o tablets) para trabajar con sus alumnos; con las clásicas aplicaciones de ofimática o en las aplicaciones online que abundan hoy en día; sin esperar, o necesitar, asistencia alguna del profesor de informática o del modelo de turno, llámese facilitador o asesor tic.

En mi experiencia en establecimientos educativos, las TIC han llegado muy lentamente y de la mano de docentes comprometidos y adecuadamente formados en herramientas, técnicas y metodologías pedagógicas para una inclusión genuina. En los establecimientos privados, la materia informática sigue existiendo y lo seguirá haciendo al menos en el futuro cercano, creo que la demanda por parte de los actores de la comunidad educativa afirma la necesidad de una formación sistematizada y formal de conceptos y contenidos propios de una materia que prepara para afrontar con éxito una carrera universitaria o una actividad laboral. Por otro lado, en el nuevo diseño curricular para el nivel secundario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la materia Informática (nunca oficializada, ver La informática Camuflada) pasa a ser sólo una pequeña parte de Tecnología, negando la importancia que tienen las Ciencias de la Computación y las Tecnologías de la Información en la formación de los chicos hoy en día, algo que nadie puede entender pero que fue resuelta en los escritorios del Ministerio sin incluir a referentes informáticos que puedan aportar otra mirada en esta decisión y que además ofrece un marco de Educación Digital, que pretende dar directivas para el trabajo con las TIC transversalmente en las otras disciplinas. ¿Quién se hará cargo de estos contenidos?

Escribo este post a modo de descarga emotiva y para afirmar mi apoyo al pedido de oficializar en el Diseño Curricular a Informática como materia, que junto a varios profesores en ejercicio venimos reclamando. Tanto tiempo pasó y pensar que seguimos hablando sobre lo mismo. Me quedó un poco largo, perdón!

Creo que es útil repasar nuestra propia historia para a partir de ella comenzar a construir una nueva. Hoy, mi blog sigue estando, no publico muy seguido, quizás porque la red y mi twitter han cautivado mi ansiedad por los resultados y el texto resumido, escueto, de los 140 caracteres pero siento que vamos por el camino correcto, el seguir aprendiendo y colaborando siempre.

Si quieren charlar o debatir conmigo los espero.
@nancito

Para más información:
http://lainformaticaprohibida.blogspot.com.ar/


Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Libro digital: "Yo me comprometo". Tecnología y Comunidad

Comparto esta reciente publicación de la Biblioteca de libros digitales de Educ.ar. Serie vida cotidiana y tecnología.   "Yo me comprometo" Comunidad y tecnología: una alianza que te involucra. Parte del programa Conectar Igualdad.


Sumario: 
pág.
2. Tecnología para todos. El Festival Conectar
4. Entrevista. Alberto Croce. Las nuevas tecnologías, herramientas para potenciar la mente
6. Tecnología para todos. La comunidad
10.Tecnología para todos. Los movimientos juveniles
13. Creadores. La Franja Joven del Canal Encuentro
14. Tecnología para todos. Un poco de historia
17. Programas Imágenes para tu comunidad
18. Notitas
20. Tecnología para todos. Espacios de participación
22. Test. ¿Tu comunidad te ofrece espacios de participación?
26. Tecnología para todos.Comunidades autosustentables
28. Proyecto. Un logo para tu comunidad
32. Cuidados de la net


Más información en: Conect@dos. La revista.
Fuente: http://bibliotecadigital.educ.ar | Vía Ana Laura Rossaro

Aplicaciones Educativas para Tablets con Android

Esta semana les quiero compartir una selección de aplicaciones educativas gratuitas para android que instalé y estoy probando en mi tablet con android. La lista se basa en aplicaciones que sean de utilidadpara maestros y profesores.


En lo personal, me encuentro aún en la etapa de adaptación al uso diario de la tablet y todavía no tuve oportunidad de experimentar su uso en el aula. Según estuve indagando entre mis alumnos, algunos ya cuentan con estos dispositivos y los utilizan en sus hogares y hasta me han recomendado algunas aplicaciones que agregué a mi lista.

Seguramente pronto comenzaremos a planificar algún proyecto que involucre la incorporación de estos nuevos dispositivos que desde mi punto de vista tienen futuro en la educación primaria.

Recopilé estas apps que considero que todo docente necesita disponer en su tablet para uso profesional y educativo. Fueron descargadas desde Google Play y son todas gratuitas. Quizás no sea necesario tener al mismo tiempo todas estas aplicac…

Murales digitales en la escuela con Lino it

Me gusta Linoit, desde el primer día que pude probarla esta aplicación web me gustó. Es muy fácil de utilizar. Útil para crear murales, láminas, pizarrones o tablones multimedia.

En primer lugar debemos crear el mural, luego se agregan notitas (stickers tipo post-it) y pueden añadirse imágenes, links a sitios web y  vídeos.  Además es posible permitir a los alumnos interactuar con él, sin necesidad de que se registren. Su configuración permite recibir las modificaciones realizadas en los murales vía email. Los murales pueden ser tanto públicos como privados. 

¿Cómo utilizarlo en la escuela? 
Comienza por ésta excelente explicación sobre su uso
Compartimos,


20 propuestas para prácticas educativas en entornos colaborativos:
Mural de ideas para docentes por departamento, ciclo, nivel, etc. Tablón de registro de firmas y mensajes en actos escolares o reuniones de padres. Tablón para actos de graduaciones con fotografías de los graduados y posibilidad de agregar mensajes, videos, etc. Piza…